El romanticismo de un corredor de fondo

Puede parecer que los atletas, y sobre todos los de largas distancias, somos gente que no se preocupa de nada salvo correr, correr y más correr. Que sólo nos importa calzarnos las zapatillas y salir a hacer kilómetros como quien hace churros, cuantos más mejor.

tatuaje maratón

No es así. Los corredores de maratones y medias maratones (entre los que me incluyo) intentamos tener todo lo que nos rodea bajo control, o más bien, controlar lo que podemos y conocer lo que nos puede influir. Y ¿qué es ser romántico si no eso? ¿qué es ser romántico si no tener hasta el más mínimo detalle controlado, tener la solución a una respuesta inesperada, a la presencia de lluvia, de retrasos, de cambios que no dependen de ti?

Y sobre lo que depende de ti, se trata de buscar la perfección, de atacarlo en el momento justo, de entrenarte para ese momento en el que vas a dar todo de ti.

En ese momento sientes que todo vale la pena aunque se tuerza, ese momento es tuyo y has luchado por él. Disfrútalo antes de que termine.

Con la tranquilidad que te da el fracaso

En algunas culturas (incluida la nuestra), el fracaso se trata como algo malo, como ser un perdedor.
En otras, fracaso es sinónimo de valentía, de haberlo intentado.

Esa última es la definición con la que me quedo, porque si lo has intentado, puedes conseguirlo o no, pero lo has intentado y en el caso de que no, al menos tendrás una experiencia y un aprendizaje único en primera persona.
En cambio, la gente que ni lo ha intentado, están abocadas sí o sí al fracaso permanente.

Cuando has fracasado en algo que has intentado con todas tus fuerzas, te sientes realizado, completo, sabiendo que has hecho todo lo posible, por eso estás tranquilo, porque nadie te puede reprochar nada, ni siquiera tú mismo.

Lo podemos aplicar a todos los aspectos: profesional, deportivo, retos personales, ayudar a un amigo o familiar… y por supuesto en el amor, porque ahí también hay que luchar.

Como leí en algún sitio que no recuerdo:
más vale fracasar en algo que te gusta que triunfar en algo que no te gusta

caída fracaso

La importancia del packaging

Cuando recoges o te entregan un producto que has comprado o algo que te hayan regalado, ¿qué es lo primero que ves? …exacto! la caja, el embalaje, la bolsa, o como se dice ahora, el packaging

Por eso es tan importante, porque es la primera impresión que tienes, es lo primero que tocas y que ves, así que vamos a darle la importancia que se merece.

El packaging tiene que definirse según dos características: qué contiene y a quién va dirigido

la importancia del packaging

Respecto a lo primero, intenta que el packaging sea una extensión del producto que contiene, que te ayude a saber qué es o de qué va sin tener que abrirlo, colores, texturas, formas… ten en cuenta todo esto.

Respecto a la persona a quién va dirigido, si se trata de un regalo lo tienes fácil porque es solamente para una persona, prepáralo con colores que le guste, con algo que le recuerde algún momento… algo especial para esa persona. Si lo que pasa es que vendes algo para muchas personas, piensa quién compra tu producto por edad, cultura, gustos… y sobre todo, no lo hagas de forma que le pueda molestar

Hay miles de formas de crear el packaging que quieras, la principal herramienta es la imaginación, y también si echas un vistazo a la web, puedes encontrar tiendas de paquetes como por ejemplo http://selfpackaging.es/es/

…el próximo regalo que hagas, currátelo un poco más

Ponte un reto o estás muerto

En una conferencia de Carlos Andreu que fui hace poco, y de la que también escribiré, dijo algo como que haygente que moría muy joven, aunque los enterraran a los 90!!

Significa que esas personas están quietas, no aportan, nada les llena y se pasan la vida esperando.

Así que si no quieres ser así, ponte un reto! Y lucha por él, claro! si simplemente te lo pones y te dedicas a verlo no haces nada, tienes que conseguirlo, o al menos tratar de conseguirlo, y eso será lo que te haga apoyar el pie todos los días en el suelo.

Una vez que lo consigas, que? muy fácil! te propones otro reto diferente, no tiene por qué ser más complicado, quizá después de varios retos difíciles te merezcas un reto que te permita recuperar cuerpo o mente.

Verás como tras varios, no tienes ni que pensar en nuevo retos, simplemente salen, aparecen, los ves sin buscarlos!!!

Y si no lo logras, no te preocupes. Porque no habrás fracasado si lo has intentado, simplemente que no sería tu momento, busca otro y más adelante inténtalo de nuevo.

Un último consejo: no pienses en un nuevo reto sin terminar el actual, hará que te distraigas