Maratón de Frankfurt 2015: esta vez sí

Hace justo 3 horas y 34 minutos estaba cruzando la línea de salida de mi cuarta maratón (la segunda en Frankfurt), ese es el tiempo que he necesitado para estar levantando los brazos y sonriendo mientras llego a la meta de esta mítica distancia de la maratón, en la que se disfruta durante 195 metros y se sufre durante el resto de los 42 kilómetros.

Han sido varios meses de preparación, mental desde que me registré a principio de año y físico desde finales de verano, aunque sabéis que no partía de cero, que este año ya había realizado la maratón de Madrid y que las zapas de running y contar kilómetros a base de carreras forman parte de mi vida diaria, al igual que el sustituir fiestas y ciertas actividades por entrenamientos y sesiones de gimnasio. Pero es que una maratón es una maratón.

El inicio

La carrera ha ido como la tenía en mente, no sé si por suerte o por los kilómetros de experiencia en mis piernas. Una salida menos fría de lo que temía y con mucha gente y cuidadosa como ya sabemos de estas grandes carreras, unos primeros kilómetros recorriendo el centro animados por los espectadores sorprendidos de nuestra locura, hasta el km 12, donde al cruzar el río empieza la segunda parte de la carrera.

Hasta ahí iba con el globo de 3h. 30m. bastante cómodo, y sabiendo que en el 15 estaban “mis aficionados” esperándome, con lo que adelanté al “autobús” para que me vieran mejor y me llegara con más energía sus gritos de ánimo para continuar hasta llegar a la media maratón, punto crítico mentalmente hablando y donde empieza la parte más dura por la monotonía de los kilómetros. Es aquí donde cobra gran importancia la alimentación y la hidratación, llegando a ser necesario una pequeña bajada de ritmo en algún avituallamiento para que la energía entre bien.

El susto

En el 36, pasados ya muchos kilómetros volvía a estar mi gente animándome y despejando dudas acerca de mi estado, bastante mejor de lo que me esperaba yendo al ritmo que me había marcado… hasta que en el km 38, en un típico tropezón a la salida del avituallamiento hace que se me suba el isquio acompañado de un brutal calambre, sin otra solución que tirarme al suelo a estirar y relajar el músculo. ¿Sorprendido? No, esto es una maratón y estoy en los kilómetros más duros. Tras ese parón de un par de minutos sigo corriendo ya por detrás del globo de 3h. 30m. y con un ritmo menor por riesgo de nuevos calambres.

La llegada

Los últimos kilómetros se pasan lentos pero disfrutándolos a tope. Sobre todo al pasar el cartel del km 42 y recorrer esos últimos 195 metros antes de la meta, en la que esta vez sí, la disfruto como ninguna otra. Por fin conquisté la maratón de Frankfurt y su medalla.

maratón Frankfurt 2015

 

Maratón de Madrid: calado hasta las cejas

Hace un tiempo que decidí que iba a hacer mínimo una maratón al año, y Madrid era mi tercera etapa después de las de Valencia y Frankfurt, así que me apunté dispuesto a disfrutar y a volver a sentir los 42 kilómetros

El viaje a Madrid lo hicimos en AVE desde Alicante, cómodo, sin los jaleos del avión y sin el cansancio del coche, y hospedados en un apartamento fantástico para descansar y prepararme bien la carrera, ya sabéis: alimentación, hidratación, relax… algo que en un hotel puede ser más difícil

El sábado fui a recoger el dorsal a la casa de campo, y ahí encontré lo peor de esta carrera: una organización malísima. Los corredores tuvimos que sufrir dos horas de cola para entrar al recinto, después habían algunas tallas de camisetas agotadas (cuando cada uno indica la camiseta que quiere) y lo peor era la actitud de los responsables, chulos y sin querer dar capacidad para dar una solución. Recogí el dorsal y me volví, porque para la pasta también había que hacer cola y no es la mejor forma de pasar el día antes de una maratón… a ver si cogen ideas porque varias les di, aunque creo que con su capacidad a la media hora ya no se acordaban… en fin

El resto del sábado a comer pasta, hidratarse, dar un pequeño paseo para estirar las piernas y volver pronto para preparar las cosas y dormir prontito.

El domingo sonó el despertador a las 5 de la mañana para desayunar con tiempo, y como ya sabíamos, estaba lloviendo. En ese momento era una lluvia fina, los suelos mojados y no mucho frío, genial para correr, pero si las previsiones eran correctas, a mitad de mañana la lluvia apretaría bastante. Salí de casa con una bolsa de basura a modo de impermeable, última moda del running :) y 30 minutos antes del inicio ya estaba por la salida, aunque para entrar en los cajones otro desastre de colas y malas indicaciones.

La salida fue como todas con tanta gente: lenta y nerviosa, y esta vez cuesta arriba por la Castellana, así que tocaba ir tranquilo y pasar los primeros kilómetros de la forma más tranquila. Hasta el km 14 fuimos junto con los que corrían la media maratón, así que la carrera se abrió un poco más para volver al centro de Madrid dirección la Puerta del Sol… y en ese momento fue cuando empezó a llover como si no hubiera mañana!!

La parte del centro, del Palacio Real y de la Casa de Campo hasta el km 30 fue con cuestas, giros, mucha agua y un firme que o bien resbalaba demasiado o bien estaba embarrado, con lo que las piernas pesaron y sufrieron bastante. Luego llegó la vuelta cuesta arriba hacia Atocha, ahí el público era más animado y dejaba poco espacio para pasar, algo que con el agua y el viento que hacía se agradecía bastante ya que te podías resguardar.

A esa altura de la maratón, los corredores nos dividimos entre los que no podemos hablar y los que nos animamos con la emoción de los últimos kilómetros, y esta vez a mí me tocó ser de los que estaban animados… así que los últimos kilómetros disfruté mucho de las sensaciones, de la gente, de las piernas y sobre todo de la entrada, donde llegué entrando a la pata coja en honor de una cojita muy pequeña :)

Ya sólo quedaba recoger con alegría una medalla que esta vez he disfrutado, hidratarse un poco y volver a casa rapidito para no enfriarse, algo imposible con tanta lluvia, frío, viento y tan poca energía en el cuerpo.

Medalla Maraton Madrid 2015

Al final, 3 horas y 40 minutos de una maratón muy dura, no sólo por el recorrido sino también por las condiciones meteorológicas del día, y que va dedicada a quienes me acompañan en estas pequeñas locuras o me aguantan durante los meses de entrenamiento y también a quien llena de fuerza mis piernas y mi cabeza ;)

Mi primer Trail: 20km Casica del Guardia Villena

Hace un par de semanas corrí mi primer trail de montaña (animado de nuevo por mi prima jejeje), hasta ahora sólo había corrido por llano y realizado algún entrenamiento fuerte de montaña, y las diferencias que noté son bastantes…

Trail Villena

Era el trail de La Casica Del Guardia de Villena, de 20 km de distancia, rozando los 1.000 metros de desnivel acumulado y con un par de zonas técnicas, una subida muy fuerte por roca y una bajada muy pronunciada, rápida y sinuosa. El resto era senda inclinada pero sin llegar a ser muy técnica.

La primera diferencia es, antes de salir, el equipamiento: sobre todo las zapas, que deben ser de trail para el agarre, en mi caso unas Nike Terra Kiger a punto de jubilar. Y en mi caso utilicé un buff a modo de gorro para evitar los roces con las ramas durante el recorrido.

Durante la carrera, lo que notas diferente es el ritmo de la gente (mucho más conservador al principio), la formación de grupos en fila de a uno por la estrechez del camino, la dificultad para adelantar, ya que si te sales de la fila es más difícil correr, los cambios de ritmos permanentes por las cuestas y giros, y las paradas en los avituallamientos para refrescarse, aquí nada de pillar la botella “al vuelo” y seguir, aquí te paras unos segundos, pero no muchos, porque al ser una carrera de “pocos kilómetros” la gente iba muy rápido, mucho más de lo que pensaba que se podía ir en un trail.

Aunque en lo que más diferencia se nota es en el conocimiento del terreno… en trail running es brutal conocer qué viene después para decidir apretar o reducir el ritmo. Cosa que durante un tramo lo solucioné siguiendo a algún corredor del club de atletismo de Villena :)

Y otra de las cosas que destaqué es el compañerismo. A pesar de ser una carrera, estamos en la montaña, y hay una especie de buenrollismo entre los corredores acerca del recorrido.

La sensación final es que disfruté bastante y seguro que pronto estoy apuntado a otro de mayor distancia.

Media Maratón Elche

Media ElcheNormalmente no suelo escribir después de una media o de cualquier otra carrera, no es que las considere carreras pequeñas, ni mucho menos!! Es sólo por la pereza que me da escribir sobre todas las carreras en las que participo :)

Este domingo pasado fue la Media Maratón de Elche, la tercera media en la que participo este año (tras Santa Pola y Orihuela) y la noséquénúmero enésima en la que participo en mi vida… aunque esta no era un objetivo en sí misma, si no que la tenía dentro del plan de entrenamiento de la Maratón de Madrid.

Lo que más me gustó de esta carrera fue la gente que vi participar, reencuentros con amigos y con conocidos de las carreras, charlas con equipos de atletismo, debutantes, algunos que volvían tras varios años, otros que no me imaginaba que le dieran a esto del running… eso hizo que el inicio y el final de la carrera mereciera la pena el esfuerzo de durante.

Sobre la carrera, parecida al resto. El trazado no era muy cómodo para llevar ritmo aunque sí muy entretenido, sin grandes subidas o bajadas pero sin ningún km llano, siempre con algo de ligero desnivel y con muchos giros (alguno demasiado brusco).

La organización estuvo bien, quizá algo pequeña la zona de avituallamiento final para tanto corredor, y muy buena la bolsa del corredor con camiseta, chaleco cortavientos Mizuno y medalla grabada con nombre y tiempo.

Yo por mi parte siempre intento llevar la misma estrategia, los 5 primeros km a un ritmo cómodo que me haga pasarlos como si no existieran, del 5 al 15 un ritmo de carrera y a partir de ahí lo que las fuerzas me dejen, aunque esta vez no era plan de apretar, ya que para mí era más una sesión de entrenamiento que una carrera. Al final, las sensaciones muy muy buenas y otra vez mejorando mi mejor tiempo, aunque esta vez por segundos, dejándolo en 1 h. 30 m. 16 s.

Siguiente maratón: Madrid

Maraton Madrid

Dentro de dos meses me enfrentaré disfrutaré de mi tercera maratón en Madrid, tras la de Valencia y la de Frankfurt

¿Por qué la de Madrid? No tengo una razón única y fundamental, más bien ha sido por fechas para el entrenamiento y por la comodidad de desplazarme hasta allí, porque también estaba entre la de Sevilla y la de Barcelona.

Lo que sí que sé es que en estas ocho semanas me toca entrenar duro, no parto de un nivel bajo pero tampoco estoy en plena forma de carreras, ya que las últimas semanas sólo me he dedicado a mantener la forma

Así que os dejo el plan de entrenamiento que voy a seguir, basado en mi experiencia y en las otras carreras que tengo por delante.

Plan Maraton Madrid

No pongo nada de ritmo de correr en las sesiones. Yo prefiero ir según el día, sabiendo lo que tengo por delante. Aun así, y teniendo en cuenta mis “históricos” la media la intentaré hacer a 4:20/km y la maratón sobre 4:45/km

…a por ella!!

Tu primera carrera? Yo te acompaño!!

No sé los kilómetros que llevo sumados en mis piernas entre carreras y los entrenamientos, pero todos los corredores populares, entre los que me incluyo, en algún momento tuvimos nuestra primera carrera donde nos estrenamos

primera carrera

Así que si estás pensando en apuntarte a esa primera carrera, aquí te doy una serie de consejos

Antes de la carrera:

  • Elige una carrera de distancia corta, no más de 10 kilómetros
  • Apúntate con tiempo cuando lo tengas decidido, así ya tendrás el objetivo marcado
  • Díselo a alguien que lleve tiempo corriendo, te guiará en muchas situaciones
  • Entrénate con algún plan de entrenamiento para esa distancia
  • No seas ambicioso en el tiempo que tardarás, la primera carrera es para disfrutarla
  • Prepárate el material y entrena con él: la ropa, las zapatillas, el reloj, calcetines…
  • Aliméntate bien, es muy importante!!

El día de la carrera:

  • El día antes, descansa!!
  • Aliméntate bien ese día, si es por la mañana, desayuna un par de horas antes, si es por la tarde, comidas ligeras y con energía
  • En la salida, ponte en una zona trasera, sin agobios ni tensiones
  • Al empezar, ves de menos a más, no intentes ir deprisa desde el inicio, ya habrá tiempo para correr
  • Y sobre todo, no experimentes nada ese día, ni ropa, ni comidas ni material, que todo se te lo más familiar posible
  • Al terminar, respira, lo has conseguido!! …a reponer la energía y a disfrutar comentando la carrera!!

Estos son los consejos que siempre doy a mis amigos que empiezan, algunos me los dieron a mí en su día y otros los he ido aprendiendo. Además, siempre que puedo me gusta acompañarlos en su estreno, lo hicieron conmigo y lo haré con todos los que pueda… es la mejor forma que conozco para que disfruten de este deporte

Carreras 2013

Running, correr, llámalo como quieras. Desde hace un par de años forma parte de mi vida y le dedico todas las horas que puedo.

Lo hago para desconectar, estar en forma, conocer nuevos rincones… y sobre todo para descubrir nuevas sensaciones (otro día hablaré de esas sensaciones únicas). Y de vez en cuando me gusta aplicar mis entrenamientos en alguna carrera popular, aunque siempre para disfrutar y nunca para competir… para eso están los profesionales.

Entre estas carreras están (más o menos por orden de fecha):

Media Maratón Torrevieja (21 km)

Carrera castillos de Alicante (10 km)

Carrera solidaria ASFEME Elche (10 km)

Carrera La Aparecida, Orihuela (10 km)

Media Maratón Alicante (21 km)

Maratón Valencia (42 km)

Hablaré de ellas y de cómo preparar una prueba así, aunque en la que más me centraré, claro está, es en la maratón

Carreras populares 2013