Correr de liebre

Correr de liebreNo sé las carreras que he corrido ya (aunque tengo guardados la mayoría de dorsales), y en pocas he podido llevarme algún premio o estar entre los primeros clasificados… pero lo que sí que he hecho en alguna competición es ayudar a alguien que tuviera más posibilidades que yo de conseguirlo, lo que popularmente se llama hacer de liebre.

A los corredores que empiezan en esto les suena raro que uno intente ir a otro ritmo que no es el suyo para ayudar, ya que se supone que en las carreras cada uno va a tope y a lo suyo, pero realmente es común ir al lado de un compañero para ayudarle en su categoría, ya sea aumentando tu ritmo sólo durante una parte de la carrera o llevando un ritmo más lento pero que le sirva de referencia a tu compañero.

He participado de las dos formas, corriendo a muerte hasta mitad de carrera para descolgar gente o marcando un ritmo y controlándolo durante toda la carrera. Y las dos formas son muy diferentes, porque en la primera no piensas, sólo corres a todo lo que das hasta que avisas a tu compañero, te apartas y bajas el ritmo hasta el necesario para terminar la carrera. En cambio, en la segunda forma, marcas un plan y te vas fijando en tu compañero, en si puedes apretar más o debes aflojar, en si debes ir por una parte o por otra de la calzada, en la posición de carrera que lleva… para al final terminar con el tiempo que os habíais marcado como objetivo.

Esta forma de correr puede parecer aburrida, pero a mí, después de tantas carreras, me apetece mucho ayudar y hacer que mis compañeros de entrenamiento logren sus objetivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *