Cómo preparar una tirada larga

Primero, ¿de qué hablamos con “tirada larga”? Depende de a qué estés acostumbrado y qué te estés preparando, por ejemplo, si te estás preparando para una media maratón, una tirada larga puede ser un entrenamiento de 16 o 18 kilómetros. En cambio, si ya has pasado el muro de la media y te estás preparando para una maratón o un ultra, la tirada larga puede que llegue a ser de más de 30 kilómetros… tela!!

tirada larga

Y aunque no es una carrera, tenemos que ser conscientes de tomar algunas medidas para que el resultado sea el mejor posible:

  • Fundamental estar hidratado y lleno de energía. Así que las 24 horas previas nos alimentaremos y beberemos bien.Bien desayunados, con tiempo y bebiendo alrededor de un litro de líquido (agua e isotónico) antes de empezar.
  • Llevarnos una botellita de agua o tener pensado algún sitio donde comprar. Y por supuesto llevar algún gel energético o pastillas de glucosa.
  • En cuanto al ritmo, debe ser menor que en carrera o de otras sesiones, el objetivo es acostumbrar al cuerpo a esos kilometrajes.
  • Aunque es cierto que se sufre, y debe ser así, al fin y al cabo estamos haciendo que el cuerpo se endurezca :)
  • Lo ideal es tener un recorrido ya pensado, con alguna “escapatoria” de vuelta a casa por si se hace demasiado largo.
  • Intentar ir de menos a más, gestionando la energía de nuestras piernas.
  • Y al final, si puedes, apretar los dos últimos kilómetros a un ritmo de carrera… esto te dejará con una sensación buenísima!!

Estas tiradas no las haremos más de una vez a la semana y cuando estemos preparados. Es un esfuerzo físico muy grande no sólo para las piernas, ya que el core, los hombros y el cuello también sufren.

Al terminar deberemos recuperarnos bien, realizando estiramientos suaves (no nos vayamos a joder ahora!!) y recobrando la energía perdida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *